Verdades y mitos sobre el Azucar

Más que una “dieta”, la Dieta Flexible es un estilo de vida que te ayuda a entender el verdadero balance en la alimentación. Luego de más de 6 años aplicándola, podemos asegurarte que es algo totalmente sostenible en el tiempo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Tema controversial por excelencia. 

Si buscan «adicción al azúcar» en google, se van a encontrar con un bombardeo intenso de media verdades que tienen a la gente loca, a tal punto, que se pierde el respeto por tener la razón. No saben la cantidad de personas que han comentado de forma pasivo-agresiva en nuestras publicaciones acerca de que comer azúcar, aunque sea de vez en cuando o en muy pocas cantidades, podría ser tóxico y hasta mortal (así mismo y sin dar evidencia científica si siquiera).

Primero y principal, el azúcar puede no ser lo más nutritivo ni saludable del planeta, pero tampoco es una sustancia tóxica. Si así fuera, entonces necesitaríamos una dosis de consumo como la tienen el resto de las sustancias tóxicas que existen.

Para abordar este tema, usaremos los resultados que provee la evidencia científica, no para defender el azúcar (porque esa no es nuestra intención en este artículo), sino para separar las mentiras de las verdades y poder tener a la mano una información más objetiva.

Información que NO tiene evidencia científica: el azúcar en cualquier cantidad y frecuencia, mucha o poca, sin considerar ningún otro factor del estilo de vida, causa resistencia a la insulina, descontrol hormonal, enfermedades crónicas, obesidad y muerte.

 

Información que SÍ tiene evidencia científica: el azúcar no es una fuente importante de minerales ni vitaminas, así como tampoco aporta fibra o produce saciedad. Los alimentos altos en azúcar y grasas son «comfort food» para la gran mayoría de la población. Estamos hablando de productos que son calóricos e hiperpalatables, facilitos de comer en exceso si no se tiene una consciencia de su consumo; son alimentos que en muchas ocasiones se comen para satisfacer necesidades emocionales (porque, lo quieran o no, somos seres emocionales y no todo el mundo tiene las herramientas para autogestionarse). Sumado a hábitos de vida insanos, el consumo excesivo de azúcar puede generar excesos calóricos constantes y alteraciones hormonales que, a corto o largo plazo, pueden provocar enfermedades, como resistencia a la insulina, diabetes, síndrome metabólico, etc. 

 

Como ven, independientemente del contexto, debemos concientizar la cantidad y frecuencia del consumo de azúcar, más aún si ya nuestro cuerpo nos está pasando facturas por tantos años de descuido, comer en exceso y tener hábitos que sabemos que no nos benefician. Por otra parte, los alimentos ultraprocesados no son fuentes de nutrientes importantes, por lo que lo más recomendable es consumir alimentos menos o nada procesados que nos aporten saciedad y bienestar físico-emocional realmente duraderos. 

 

Los comportamientos adictivos son multifactoriales, y si es tu caso con el azúcar, no dudes en ir con un profesional que te ayude a sanar el problema desde la raíz y, a su vez, desarrollar herramientas de mindfullness y gestión emocional, mientras vas mejorando tus hábitos alimenticios poco a poco. 

Una forma de comer azúcar con verdadera moderación, es evitar que exceda el 20% de tu total de calorías diarias. Por ejemplo, en un plan de alimentación de 1.600 calorías, 320 calorías máximo pueden venir de productos altos en azúcares. Cuando decimos “productos altos en azúcares” englobamos a todos los alimentos ultraprocesados. Procura que el otro 80% de tus calorías, vengan de fuentes altas en nutrientes y lo menos procesadas posible. Solo así estaremos hablando de un balance responsable.

Déja un comentario y únete a la conversación

descarga el nuevo
pack de ebooks