Dieta estricta VS Dieta Flexible

Más que una “dieta”, la Dieta Flexible es un estilo de vida que te ayuda a entender el verdadero balance en la alimentación. Luego de más de 6 años aplicándola, podemos asegurarte que es algo totalmente sostenible en el tiempo
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Creemos que la Dieta Flexible es una de las mejores formas de sostener un plan de alimentación a largo plazo, porque permite una “flexibilidad” que las dietas estrictas no ofrecen. Si hablamos de estilo de vida, es muy difícil sostener un plan de alimentación estricto los 365 días del año. Que te indiquen un mismo desayuno siempre, o comer lo mismo todos los días, a cierta hora específica y que inclusive, tengas que comer alimentos que no te gustan, es algo que, a largo plazo, es muy poco viable. Para la gran mayoría de las personas, una alimentación restringida se puede hacer por algunas semanas, pero mantenerlo como un estilo de vida que realmente se disfrute, puede resultar difícil y agotador. 

Si hay algo que nosotras hemos aprendido en los últimos 6 años, es que tener flexibilidad y libertar de elegir qué, cómo, cuánto y hasta con quién comer, te vuelve autónomo. Ya no dependes más de una hoja que te indique qué y qué no debes comer; ya no hay horarios ni restricciones. Lo único a tomar en cuenta son las cantidades de macronutrientes, micronutrientes y calorías totales al final del día, siendo tú quien decide cómo distribuirlas (según tus preferencias y estilo de vida) y logrando, al mismo tiempo, tus objetivos corporales. 

Por si las dudas, a continuación te dejamos algunas comparaciones entre la dieta estricta y la dieta flexible, y así puedas decidir cuál es el más conveniente para ti:

  • Dieta Estricta: Debes comer obligatoriamente de 5 a 6 comidas diarias (aunque no tengas hambre o sea difícil de cumplir por tu estilo de vida) para «acelerar» el metabolismo (este es un mito que ya ha sido desmentido por la ciencia).
    – Dieta Flexible: Eres libre de elegir la cantidad de veces que comes en el día, de manera que puedas cumplirlo, independientemente de la rutina que tengas. Lo importante es cumplir con tus cantidades totales diarias. Te aseguramos que tu metabolismo no se verá afectado.
  • Dieta Estricta: Debes comer lo que indique tu plan de alimentación. Si a las 8:00 am te corresponde comer pollo a la plancha, por ejemplo, debes hacerlo aunque no te provoque o no tengas hambre.
  • Dieta Flexible: Tienes la opción de elegir los alimentos que desees comer, a la hora que gustes, mientras cumplas con tus requerimientos de proteínas, carbohidratos y grasas diarias.
  • Dieta Estricta: Solo puedes hacer comida trampa/cheat meal una vez a la semana para «mantener» la sanidad mental y darte un gusto.
  • Dieta Flexible: No necesitas hacer una «comida trampa» porque puedes comer los alimentos que te gustan todos los días, adecuándolos a tus requerimientos diarios. Consideramos que de esta manera, creas una mejor relación con los alimentos, porque irás eliminando la mentalidad de esto es “malo/engorda” o esto es “bueno/adelgaza”, entendiendo que todo se trata de cantidades. 
  • Dieta Estricta: tu vida social se ve afectada. Si haces dieta estricta, seguramente preferirás no salir con frecuencia para no «romper» tu dieta y así evitar tentarte. 
  • Dieta Flexible: tienes la posibilidad de decidir cómo distribuir tus macros (proteínas, carbohidratos y grasas) ese día, para así poder disfrutar de tu salida o paseo, sin retrasar tu progreso.
  • Dieta Estricta: No debes consumir carbohidratos de noche, ni mucho menos dulces o chocolates en tu alimentación diaria.
  • Dieta Flexible: Tienes un 20% de tu total calórico para darte gustos e incluir esa galleta, chocolate, o postre que más te gusta. Además, si al llegar la noche, aún te quedan carbohidratos por consumir, lo puedes hacer con total tranquilidad y disfrute porque no saboteará tu progreso.  
  • Dieta Estricta: restringe alimentos, los categoriza por “buenos/saludables” o “malos/chatarra”.
  • Dieta Flexible: limita cantidades  en lugar de alimentos, y los agrupa en “más nutritivos” y “menos nutritivos”.

¿Con cuál opción te sientes identificada/o? 

Déja un comentario y únete a la conversación

descarga el nuevo
pack de ebooks